Menú
¿Detenido en el aeropuerto?

¿Detenido en el aeropuerto?

Si es detenido en el aeropuerto y no es ciudadano norteamericano, puede resultar riesgoso si no conoce sus derechos. Si un viajero viene con visa de no inmigrante, o con tarjeta de residente, puede que la entrada a los Estados Unidos le sea negada por diferentes motivos.  Los oficiales del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) pueden indagar al viajero en el momento del ingreso para determinar si en admisible o no.

Si una persona no es ciudadano de los Estados Unidos y desea viajar, lo primero que debe hacer es realizar una consulta con un abogado de inmigración. Un consejo legal, puede aclarar el panorama, y marcar la diferencia entre regresar nuevamente a los Estados Unidos, o que le sea prohibida la entrada indefinidamente.

Un viajero puede ser detenido en el aeropuerto y ser inadmisible, o sea prohibírsele la entrada a los Estados Unidos, con base en diferentes motivos, entre los cuales están las condenas penales, las inconsistencias en las solicitudes llenadas anteriormente o el historial de viajes, por nombrar tan solo algunas.

Antes de programar un viaje, una persona debe asegurarse que tiene la documentación exigida. Implica lo anterior, tener un pasaporte valido, visa y si es del caso la tarjeta de residente. Si la persona tiene antecedentes, debería tener las certificaciones respectivas, si es del caso.

Los oficiales del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) podrían interrogar a una persona, en asuntos como los siguientes:

– Información publicada en sus redes sociales,

– Su filiación con determinadas organizaciones,

– Su historial de viajes,

– Sospecha de que viene a trabajar, a dar a luz o a casarse en los Estados Unidos,

– Antecedentes penales,

– Problemas médicos graves o antecedentes de abuso de sustancias.

En el puerto de entrada si la persona es un residente permanente, tiene el derecho a responder preguntas relacionadas con su identidad, y preguntas relacionadas con la aduana. Se debe precisar que el gobierno es quien tiene la carga de probar que una persona es inadmisible. Debe tenerse en cuenta que cualquier respuesta, puede ser utilizada en un eventual proceso. Si el viajero tiene visa de no inmigrante, podría ser detenido en el aeropuerto, para indagarlo aun mas acerca del propósito del viaje. Por esta razón es prudente consultar con un experto antes de viajar.

Los oficiales pueden llegar a pedirle que firmen documentos y debe ser precavido en saber que está firmando; tómese su tiempo y si el documento está en inglés y no entiende, o simplemente no comprende lo que dice, no debería firmar el documento. Si el formulario o el documento está relacionado con la admisión, no debería firmar, ya que podría verse enfrentado a no regresar a los Estados Unidos.

Una vez el oficial haya terminado de preguntarle, puede suceder que sea admitido a los Estados Unidos, o lo envíe con un juez para un proceso de deportación o le niegue la entrada. Podría ser admitido y que le sea programada una cita posteriormente para que lleve documentos adicionales. En caso de ser puesto en proceso de deportación, podría ser arrestado o le podrían entregar una orden para que comparezca ante un juez.

Siempre es mejor contratar un abogado de inmigración, para que proteja sus derechos y pueda defenderlo conforme a la ley.