Lesiones por caidas y resbalones

Las causas de accidentes por caidas y resbalones ocurren de manera frecuente. Una persona no está exenta de que le suceda un resbalón y una caída, en determinados sitios, pero si puede aminorar los riesgos de las caídas y resbalones, tomando las medidas necesarias para evitarlas.

Millones de personas van a la sala de emergencia cada año, por caídas y resbalones, conforme al Instituto Nacional de Seguridad de Pisos. Las caídas pueden ocurrir en cualquier sitio, como en el trabajo, en una tienda o incluso en tu casa.

Las causas más comunes que ocasionan caídas y resbalones son las siguientes

Pisos resbaladizos y mojados

Después de llover, o porque se derramo algún líquido, o por presencia de hielo, las superficies se tornan resbaladizas, ocasionando un alto riesgo de caídas y de lesiones. Las empresas, o los negocios son responsables de estar pendientes de estas situaciones e informar oportunamente a los empleados o clientes de esta situación.

En ocasiones, a pesar de presentarse este riesgo, los encargados no colocan las señales de advertencia requeridas, o no limpian a tiempo y si lo hacen no toman las medidas indicadas, ocasionando que los empleados o clientes resbalen. Si esto sucede, los responsables, de este peligro, pueden enfrentar cargos y responsabilidad civil por las lesiones.

Falta o deficiencia en la iluminación

Si una buena iluminación, la posibilidad de pisar en sitios indebidos o de poner el pie sobre objetos que pueden causar lesiones, es grande. Nunca se debería caminar sin ver por dónde se va. La iluminación es importante tanto internamente como externamente, y los empleadores o los encargados son responsables de estar pendientes que esto no suceda.

Cables

Si una persona observa cables que interfieren con la movilidad, la lógica, es evitar que causen estorbo. Los cables deben apartarse de los sitios de tráfico de personas. En la casa, si tiene cables en los pasillos o escaleras, recójalos y evite caídas innecesarias.  Si en el sitio de trabajo observa cables que no deben estar en ese sitio, debe informarse al capataz o a la persona encargada. Es mejor prevenir que lamentar.

Zapatos no adecuados

Se debe calzar los zapatos adecuados para cada sitio. Imaginémonos utilizar chanclas en un sitio en construcción, o donde se manejen objetos que pueden golpear los pies y causar fracturas.  Igual sucede en sitios donde el piso permanece mojado o resbaladizo y utilizar calzado que tiene suela resbaladiza. El consejo es siempre antes de caminar, verificar que el zapato es el adecuado y nunca confiarse en su instinto.

Suelos con altibajos

Los tapetes son especialmente peligrosos en las casas o apartamentos, sobre todo en horas nocturnas y cuando viven personas de avanzada edad en el sitio. Probablemente es mejor evitar elementos que interfieran cuando se camina, especialmente en horas nocturnas. Existe un tipo de iluminación con sensores de movimiento que pueden ayudarle a visualizar mejor.

Los pisos, en lugares antiguos, como casas, oficinas y edificios no siempre es uniforme y esas imperfecciones pueden causar tropezones. Camine con cuidado y viendo en todo momento por donde se camina.

Vías o andenes peligrosos

En los andenes, se pueden presentar grietas, o altibajos o desperdicios o restos de alguna obra que pueden causar caídas o resbalones. Quienes tienen negocios y su acera está en condiciones peligrosas, deben verificar que las mismas permanezcan despejadas y si tienen problemas de infraestructura, informar a la ciudad para que adelante las obras necesarias y corregir los imperfectos.

Siempre se debe estar pendiente por donde se camina. No se distraiga fácilmente, por que pierde la noción del sitio, y puede caerse o resbalar.

Si tienes una caída, debes sin pensarlo demasiado, contratar un abogado especialista en lesiones y caídas, para que te represente y logre que te cubran los gastos médicos, los salarios dejados de percibir y que obtengas una indemnización acorde con la ley.