desempleo

Conforme al informe del Departamento de Trabajo, se perdieron 20,5 millones de trabajos el mes pasado. Desde el año 1948, no se registraba una tasa de desempleo tan alta.  La tasa de desempleo en el mes de febrero tenía un 3,5%.

Debido al COVID-19, se perdieron los 20,5 millones de empleos que se habían creado después de la recesión del 2008 y 2009. En aquellos años, se perdieron unos 8,7 millones de trabajos. Ahora, dicha pérdida de empleos, se da en tan solo un mes y se ha duplicado.

Desafortunadamente desde hace casi dos meses, las cifras de solicitud de seguro de desempleo han aumentado drásticamente, presentándose más de 33 millones de solicitudes. Con este último estudio, que proviene tanto de hogares como de compañías, se permitirá entender cómo se procederá en la recuperación de la economía.

En la comunidad hispana se  presenta un desempleo del 18,9% y en los afroamericanos, de un 16,7%. Entre los blancos es de un 14,2%. Al menos en las minorías, los datos del desempleo habían mejorado en los últimos 11 años, pero el COVID-19 no ha perdonado.

Un sector afectado inmensamente es el de los hoteles, donde se han perdido 7,7 millones de trabajos, el comercio minorista perdió 2,1 millones, la industria 1,3 millones y el sector público, casi 1 millón de empleos.

También se determinó que la pérdida del empleo de un 78,3% de los encuestados, es temporal, y el del 11,1% es permanente. Esto permitiría afirmar que muchos de los trabajos podrían recuperarse al reabrirse la economía, y entonces la recuperación podría ser más rápida. Lo que podría suceder también, es que muchos despidos temporales, podrían convertirse en permanentes, ya que compañías como J. Crew y Neiman Marcus, entre otras, han iniciado procesos de bancarrota.

La perdida de empleos a nivel mundial, a forzado que muchos trabajadores soliciten ayuda al gobierno, y en muchos países, debido a la pobreza, solucionar la situación ha sido un gran reto.