Harris DHS

El secretario interino de Seguridad Nacional, Chad Wolf, tiene en la mira a las nuevas leyes en Nueva York, Nueva Jersey y otros estados que permiten a los inmigrantes indocumentados obtener licencia de conducir en el Departmaneto de Vehiculos Motorizados (DVM), sin pruebas de tener documentos de inmigración que prueben que están legalmente en los Estados Unidos. Dichas leyes también restringen el intercambio de datos con autoridades federales.

Chad Wolf solicito a la Aduana y Protección Fronteriza de los Estados Unidos, La Guardia Costera y la Administración de Seguridad del Transporte, entre otros, un estudio acerca de cómo las leyes de dichos estados, afectan el cumplimiento de las leyes de inmigración y otras investigaciones sobre humanos tráfico, narcotráfico y antiterrorismo.

El memorando pide que cada agencia analice qué información del DMV está disponible, cómo se usa en las operaciones diarias y cuáles son las consecuencias de seguridad si no se contara con dicha información. En estados como Alabama, con el fin de obtener una licencia de conducir, el aplicante debe tener una tarjeta de residente, o en el caso de beneficiarios del TPS, Asilo o DACA, la pueden obtener con la autorización de empleo.

Las leyes prohíben que el Departamento de Vehículos Motorizados proporcionen información a las agencias que hacen cumplir la ley de inmigración, esto al menos que un juez lo ordene. Nueva York cortó el acceso a la base de datos de al menos tres agencias federales la semana pasada cuando entró en vigencia la ley.

Los solicitantes deben obtener un permiso y aprobar un examen de manejo para calificar para una licencia de conducir estándar, la cual no se puede usar por ejemplo para viajar en avión, o ingresar a entidades estatales. La licencia que cumple los requisitos del ID Real, si cumple tales propósitos.

Finalmente dijo que las leyes no son seguras y que es más fácil para los terroristas y delincuentes obtener documentos fraudulentos.