muro fronterizo

Un tema tensionante en la comunidad inmigrante y en los grupos de defensa de los derechos de los inmigrantes, ha sido el de la construcción del muro en la frontera con México. La búsqueda de fondos para la construcción del muro ha sido una tarea en la cual el gobierno ha puesto todo el interés.

Una de las maneras que se pretendía, para obtener recursos en la construcción del muro en la frontera, fue la de declarar la emergencia nacional para obtener fondos adicionales a los recibidos por el congreso, que ascienden a unos 1.375 millones de dólares. El pasado mes de septiembre el secretario de defensa, Mark Esper, aprobó unos fondos del pentágono para el proyecto del muro.

Luego el condado de El Paso, Texas y la Red Fronteriza de Derechos Humanos, demandó la iniciativa. Entre otras cosas, señalaron que el presidente, hablaba de emergencia, pero no se ajustaba a la definición legal. También que el presidente estaba tomando atribuciones que le corresponden al congreso.

A lo anterior se suma, que al etiquetar la zona como peligrosa, el perjuicio causado a la comunidad fronteriza, se vio reflejado en el limite a las oportunidades de negocio y de turismo.

Finalmente, el pasado martes, el juez federal David Briones, le dió la razon a los demandantes, en cuanto que prohibió que el gobierno destine el dinero del Departamento de Defensa, en la construcción del muro fronterizo. Como es natural, el gobierno, va a apelar del fallo del juez. Esperamos que el juez de segunda instancia, soporte la decisión inicial. No es de por menos señalar, que el congreso, es quien asigna el presupuesto de la nación.

La batalla legal continua, y los jueces, harán prevalecer en justicia lo que es debido. Sin duda el balance de los poderes es propio de nuestro sistema, con el fin de evitar que los poderes del poder público se sobrepasen en sus límites constitucionales y legales.