La industria de la construcción es de las más grandes de los Estados Unidos, empleando más de seis millones de personas por todo el país, y es una parte integral de nuestra economía. Sin embargo, ser obrero de construcción es una de las profesiones más peligrosas, con más de 8,000 personas muertas cada año y miles de obreros perjudicados por lesiones en la construcción.

La razón por la cual la construcción es una profesión peligrosa es obvia:

Los sitios donde hay edificios en obras pueden ser peligrosos. Aunque los reguladores federales y del estado han aprobado reglas con el propósito de hacer que las obras de construcción sean más seguras, para evitar muertes y lesiones en la construcción, todavía existen posibilidades de que sucedan:

  1. Las excavaciones pueden derrumbarse;
  2. Los obreros se pueden caer del andamiaje o de las escaleras;
  3. Las herramientas pueden ser usadas de manera impropia o pueden fallar;
  4. Las grúas pueden dejar que caiga carga en las cabezas de los obreros; y
  5. La exposición a la maquinaria ruidosa puede resultar en sordera.

Las estadísticas de accidentes laborales de OSHA, que es la Administración de Seguridad y Salud de los Estados Unidos de América,  señalan que la principal causa de muerte en la construcción es por caídas.

Desafortunadamente, los juicios que involucran los obreros de construcción suelen ser más difíciles que otros casos de lesiones personales. Una lesión o muerte en una obra de construcción involucra las acciones de muchos trabajadores empleados por varias compañías diferentes, todas de las cuales quieren echar la culpa a otra compañía como la parte responsable. La pregunta de culpabilidad puede tener que ver con si la parte es el dueño, el contratista general, un subcontratista, u otra persona.

A causa de la complejidad es crucial solicitar la ayuda de un abogado en los casos de lesiones de construcción tan pronto como sea posible. Debemos recordar que buscar asistencia legal, es de vital importancia para lograr que le sean respetados sus derechos y le sean cubiertos todos sus beneficios conforme a lo regulado por la ley. Recuerde que aún si usted es un inmigrante sin documentos legales para trabajar, tiene todos los derechos que le corresponden. Comuníquese con Abogados Centro Legal y estaremos gustosos de resolver sus inquietudes.